Rafael Catalá es Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Pertenece al Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado desde 1985. Ha ocupado distintos cargos en la Administración General del Estado, el último como secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda desde enero de 2012. Desde el 2014 es Ministro de Justicia. Ha dirigido el Máster de Administración Pública en el campus de Madrid de la Escuela de Negocios de ESADE entre los años 2005 a 2012. Profesor Asociado de Ciencia Política y de la Administración en la Universidad Carlos III (2007-2011).

El Ministro de Justicia comenzó su intervención indicando que participar de una experiencia de gobierno es algo apasionante, por lo que significa la capacidad de transformar. Si bien cada etapa tiene su transcendencia, está ha sido especial por las amenazas a las que la sociedad se ha visto expuesta. Estas amenazas abarcan el actual modelo de convivencia debido a las amenazas yidahistas, pero también abarcan el modelo de convivencia por las intenciones separatistas.  Además en esta etapa la Justicia como pilar del estado de derecho y como servicio público está muy necesitada de una reforma profunda.

Las reformas en materia de Justicia de acuerdo a lo expresado por el ponente aun cuando se tiene una alta calidad de respuesta en términos de la calidad jurídica de las sentencias. El marco normativo ha sido superado por los tiempos. Es necesario promover una reforma profunda de las leyes, la organización, las nuevas tecnologías de la justicia y también de la manera como la justicia se relaciona con los ciudadanos. Hoy en día, la justicia se encuentra muy alejada de lo que la ciudadanía demanda, un servicio eficiente,  cercano, de calidad y transparente.

De acuerdo al ponente en esta legislatura se han aprobado 220 proyectos de ley, donde cada una de ellas afecta a un sector de la administración. En Justicia se han aprobado 20 leyes. Se corría un cierto riesgo en justicia de quedarse atascado, y por esto se ha intentado en esta legislatura generar consensos y proyectos compartidos, porque se cree que hay que cambiar las cosas con consensos.

En materia de justicia indica el ponente que los planes a futuro son en el ámbito de las reformas procesales. En la ley del ámbito criminal  y de lo civil, para hacer una justicia más ágil, donde las tecnologías se conviertan en una realidad. El proyecto es que, a partir del 1 de enero todas las comunicaciones en el ámbito se realicen de manera telemática. Esto constituiría un gran cambio de cultura de lo que sería para la justicia utilizar la tecnología. Para lo cual ya hemos dado pasos para hacer una justicia digital, más cercana al ciudadano, más eficaz y eficiente.

Otro de los aspectos donde el invitado hizo un inciso fue que todas las reformas que se han hecho, se han realizado desde el sentido común, teniendo en cuenta a los profesionales del área que ayudan a plantear los problemas y encontrar las soluciones. Dentro de estas expuso las reformas que se han realizado al código penal, donde destacó la protección a la propiedad intelectual, la exposición por parte de terceros de fotos privadas sin el consentimiento de estos, el terrorismo yidahistas, los retornados, la revisión de condena procesal. Crímenes que no estaban tipificados con anterioridad pues no se presentaban.

Así  mismo el invitado comentó acerca de las reformas en la jurisdicción voluntaria, donde se logró que existan medios alternativos de resolución de conflictos, donde ya no es necesario ir a un tribunal que imparta justicia. De igual forma comentó la activa participación en la Ley de Cooperación Jurídica Internacional Civil, para garantizar los derechos de las personas y familias, dentro de los cambios de las sociedad globalizadas. También hizo referencia a la Ley de protección de datos de carácter personal que está aprobando en Europa.

El Ministro Catalá hizo un inciso en lo que constituye la propuesta electoral para la nueva legislatura, la cual se basara en cuatro aspectos fundamentales. En primer lugar, una justicia ágil y eficaz. En segundo lugar, una justicia cercana y de las personas. En tercer lugar, una justicia profesional e independiente y en cuarto lugar una justicia responsable y transparente.

Tras la intervención del Ministro Catalá, en el turno de preguntas el interés despertado entre los asistentes por el tema tratado, se tradujo en un debate muy participativo.

La primera de las cuestiones que plantearon los asistentes apuntaba acerca de la mediación. A lo que el ponente respondió, que no tenía dudas que la ley de mediación se podría mejorar, sin embargo considera que lo más importante es trabajar en la cultura de los ciudadanos, abogados, jueces y funcionarios de justicia, donde la mediación sea una realidad. En su opinión, predomina la cultura de los tribunales antes de la mediación, por lo cual se debe trabajar en ello como sistema de resolución de conflictos.

Otra de las cuestiones por las que preguntaron los invitados es sobre la selección de los vocales del consejo constitucional. El Ministro indico que no considera que la actual forma de escoger a los representantes judiciales fuese inconstitucional, sin embargo considera que si aún luego de 35 años se sigue hablando de esto, existen fallos y seguramente es necesario revisarlo. Sin embargo, indicó que la calidad y ética de los jueces es superior a cualquier cosa que se quiera poner en entredicho. También agregó que considerar que los jueces fuesen los indicados para realizar tal designación, es necesario resaltar que también son personas con ideologías.

De igual forma comentó hacer creer que en España está politizado el sistema judicial porque los jueces son elegidos por los políticos, es totalmente falso y existen ejemplos que lo prueban. Por lo cual hay que trabajar mucho en mejorar la imagen que tienen los ciudadanos de la justicia, ya que está es buena.

Adicionalmente el ponente fue cuestionado acerca de la sentencia del tribunal constitucional con respecto al parlamento de Catalunya. En su opinión la sentencia es una buena noticia para el estado de derecho, para

el modelo de convivencia  y también para el Gobierno. Esto no significa más que la soberanía nacional es el sistema, la igualdad de todos los españoles y que todos los valores que están en la constitución deben ser protegidos. A pesar de esto, en palabras del invitado, es necesario considerar que en las pasadas elecciones de septiembre las listas que promovieron esto obtuvieron un número significativo de votos, con lo cual hay que trabajar en ese sentido.

Más adelante también hubo interés por conocer acerca de la ejecución de las sentencias. El ministro señalo que si bien se han dado pasos en este tema, considera que es la gran tarea pendiente de la próxima legislación, ya que se han centrado en las reformas generales, pero aún falta adentrarse en el paso final de la ejecución. Indico la necesidad de trabajar en un proyecto conjunto con todos los interesados de cómo mejorar está importante parte de la administración de justicia, que pudiese ser una colaboración público- privada.

Las últimas preguntas al invitado tuvieron que ver con que si en el programa de gobierno existe alguna reforma en concreto a la Ley Electoral. A esta cuestión, el ministro indico que la propuesta del partido popular para las próximas elecciones nacionales y autonómicas es que gobierne quien gane, siempre que tenga una mayoría suficiente. Cuando no exista una mayoría suficiente, se propondrá una segunda vuelta, entre las dos fuerzas que resulten más cercanas.

Para finalizar fue cuestionado acerca de las carencias de la administración española en términos de cultura. A lo cual indicó que aunque son muchas las reformas que se podrían implementar en el sistema de la administración pública, considera que reformar el sistema de carreras y de evaluación sería un eje fundamental. Considera que estos dos sistemas  son muy planos, que no promueven que los funcionarios se sientan motivados, que destaquen. Entre que un funcionario entra en el sistema y se jubila pueden pasar 35 años, por lo cual es necesario tener elementos de incentivo, de mejora salarial y profesional.