Javier Ortega-Smith, Secretario General de VOX España, nos visitó en nuestro Ciclo de Tertulias el pasado siete de noviembre. Este madrileño, abogado en ejercicio, se licenció en Derecho por la Universidad de Alcalá de Henares y se diplomó por la Escuela de Práctica Jurídica del ICAI-ICADE. En el año 2015 fue Candidato a la Alcaldía de Madrid  y a la elecciones generales del mismo año, como candidato al Senado por Madrid. Actualmente participa en diversos medios de comunicación como portavoz de VOX.

Nuestro ponente empezó charla recalcando el honor que supone para él formar equipo con un grupo de juristas que, de manera desinteresada, dedican su tiempo a la defensa de España desde los Tribunales: su razón de ser como acusación popular de VOX. Todos comparten la creencia de servir a nuestro país desde un lugar en el que consideran que son necesarios. Ortega-Smith, afirmó ser consciente de que se puede llegar a pensar en esta defensa, como una estrategia de VOX para obtener popularidad. “Y eso está bien que lo digan ahora, que nos ven en la puerta del Tribunal Supremo, pero el año y medio que hemos pasado en el que prácticamente ningún medio recogía nada de lo que estábamos haciendo…” dejó caer.

A continuación, pasó a relatarnos sus diversas experiencias en los años que lleva al frente de esta causa. Empezando por la querella criminal que interpusieron contra Artur Mas por los delitos de sedición, rebelión, prevaricación, desobediencia al cumplimiento de resolución judicial y usurpación de atribuciones y funciones y cuya historia comenzó hace ya más de un año, cuando decidieron dirigirse al Fiscal General del Estado. “La realidad es que tres días después de ponernos en contacto con él nos estaba recibiendo el Fiscal de la Secretaría Técnica y en menos de una semana lo hacía el Fiscal General Maza”, contó nuestro ponente como anécdota. Todo lo demás ya es más conocido, con las admisiones a trámite y las pruebas y consiguiendo que las dos querellas en las que estaban implicados en el Tribunal Superior de Justicia se trajeran a Madrid. Javier Ortega recalcó la importancia de este hecho ya que “El Tribunal Superior de Justicia es un Tribunal que, salvo las excepciones personales de algunos magistrados, está controlado políticamente”.

La situación en la que se encontraban en ese momento, fue calificada por nuestro ponente como “un tanto delicada”. Desde el Ministerio de Justicia, a través de la Abogada general del estado, se hizo cambiar el criterio de la abogacía con respecto a un delito que para VOX es fundamental: el delito de rebelión, dejándolo solo en un delito de sedición, que va contra el orden público y no contra La Constitución. Además, se rompe así un criterio que venía manteniéndose con unanimidad, lo que permitiría a los acusados acudir en un futuro al Tribunal de Derechos Humanos. En este momento, Ortega-Smith dejó claro su total convencimiento de la tremenda integridad, profesionalidad, lealtad y seriedad de la Abogacía del Estado. “Otra cosa distinta son las instrucciones que ha recibido de carácter político”, quiso concluir. Estas presiones de las que hablaba nuestro ponente, han sido y son constantes durante todos los procesos.

Para VOX, está perfectamente claro desde el 2012, como dicen los informes de la Guardia Civil, que empezó un proceso que tuvo su máximo exponente público con los llamados “Libros blancos” de Artur Mas (usados para lo que fue el 9N y la “Transición Nacional hacia la Independencia”) y cuya pieza clave es el documento Enfocats, encontrado en casa de Jose María Jové el 20 de septiembre de 2017, días antes de las elecciones del 1 de octubre. En el interrogatorio que nuestro ponente pudo hacerle a Artur Mas, este fue reconociendo diversas reuniones, que resultaron concidir totalmente con los puntos que recoge el documento Enfocats. Así se corroboraron personas, lugares e incluso temas tratados. Esto, unido a grabaciones y otras pruebas, fue para Javier Ortega-Smith, la constatación de Mas como nexo común desde 2014 hasta la declaración del uno de octubre.

En el futuro cercano, se presentan tiempos ocupados para VOX. Con la finalización de la fase de los escritos de defensa, por lo que estiman que para antes de Navidades estarán citados a las primeras vistas para las cuestiones preliminares y a partir de enero para el juicio. Posiblemente este se alargará hasta un par de meses, por el gran volumen de testigos y documentación. Pese al gran esfuerzo que ha supuesto, tienen total confianza en su material probatorio y esperan obtener una sentencia suficientemente acreditada para no dejar opción a recursos de amparo o de derechos fundamentales.

Para terminar, Ortega-Smith quiso dejar una reflexión: “Nosotros hubiéramos preferido no tener que estar en esta acusación popular. Ha supuesto una implicación enorme en tiempo y recursos para un partido político pequeño, como el nuestro. Ojalá quienes hubieran llevado esto hubieran sido las instituciones normales del Estado: no porque la Acusación Popular no sea normal, sino porque habría significado que la Fiscalía habría actuado desde el inicio. Pero consideramos que era nuestro deber, a pesar de las acusaciones de utilización política que hemos recibido.”