Fran Carrillo es escritor de discursos, consultor y asesor internacional en comunicación política y empresarial y entrenador de discursos y oratoria de candidatos políticos, gobernantes, directivos y empresarios. Responsable del área de oratoria y discurso político de Government Consulting Group. Director de La Fábrica de Discursos, firma dedicada a la asesoría, formación y entrenamiento en oratoria, discurso y debate para organizaciones públicas y privadas, visitó FG’78 el jueve 13 de octubre.

El ponente inició su intervención indicando que su trabajo con diversos líderes le ha permitido entender que estamos en un nuevo contexto, donde el que triunfa, de acuerdo al libro de Seth Godin, es un poco raro. El raro es aquel que es capaz de salirse del status quo que te impone la masa, aquel que es capaz de vender, explicar  algo con lo cual la masa no está establecida y cómoda.

El surgimiento del raro, en palabras del invitado es lo que permite explicar dos cuestiones. En principio, el surgimiento y auge de los populismos en todo el planeta, y estos populismos explican, la resistencia de la ciudadanía a creer que el sistema todavía no los domina, sino que ellos dominan el sistema. Ahora bien, indica el ponente como vender la rareza, algo que a la gente le gusta escuchar porque suena diferente. En el nuevo contexto político que se desarrolla existen dos ideas al respecto, en primer lugar la nueva política, y en segundo lugar los que quieren modernizar lo que ya existía.

De acuerdo al ponente, aunque las redes sociales impulsan, posibilitan, canalizan y bien utilizadas son un elemento poderoso, aún no está demostrado que por si misma determinen unas elecciones.  En este contexto, el ponente señala dos corrientes, los políticos que trabajan la política visual, únicamente de la imagen, y por otro lado están los políticos que saben utilizar este tipo de plataformas porque son capaces de estructurar y cohesionar un discurso, generando un relato y un secuencia discursiva con el que la gente se identifique.

En su opinión la nueva política es necesaria en el actual contexto por su imagen de frescura, limpieza y transparencia, sin embargo, tienen un problema fundamental que es tan necesaria como poco preparada, capacitada y formada para ser una alternativa al día de hoy. Está nueva política a su entender ha tenido una oportunidad única en estos dos últimos años, ya que la inercia social, política y económica era favorable a que muchas personas pudiesen confiar en ellas, sin embargo, ha sido aprovechado a medias.  Con la diatriba actual de estos partidos de nueva política, el regreso del bipartidismo es inminente, porque tienen algo que adolecen estos partidos, estructura, historia, penetración institucional, fidelidad de militantes y relato.

Una de las desventajas que plantea el ponente de las nuevas herramientas es que han hecho que se pase de la política razonada a la política vomitada, la cual está obligada a estar continuamente lanzando comunicados, posicionándote, donde no hay tiempo de razonamiento o reflexión. La política de consumo rápido no permite contrastar, clave de la política ética. En esta situación han influido medios de comunicación, partidos políticos, nueva política y ciudadanos.

Lo que debe pasar en la política es: lanzar ideas a la sociedad y ver su efecto en ellas, y no esperar el efecto, para lanzar alguna idea, que es lo que actualmente ocurre, y que ha desembocado en que las personas no crean en la clase política.

Otro aspecto en lo que hizo una reflexión el ponente fue el de la transparencia, muy nombrado hoy en la nueva política, que pasa por querer mostrarlo todo, cuando la sociedad no necesita tal cosa.