Enrique Múgica

Defensor del Pueblo

3 de marzo de 2010

Foro Generación del 78 tuvo el honor de estar acompañado el 3 de marzo de 2010 por el Excmo. Sr. D. Enrique Múgica Herzog, quien ejerce sus competencias como Defensor del Pueblo desde el 15 de junio de 2000, habiendo sido reelegido en el año 2005.

Nuestro ilustre invitado comenzó haciendo referencia al nombre de nuestro Foro, ya que el Defensor del Pueblo es una figura institucional que precisamente aparece por primera vez con la Constitución Española de 1978 y posteriormente fue regulada en la Ley Orgánica aprobada en el año 1981. Definió la Constitución como “garantista”, ya que tras 40 años de franquismo en los que muchos españoles sufrieron persecuciones e incluso fueron encarcelados, experiencia por la que él mismo pasó, la actual Carta Magna se gestó con un amplio catálogo de libertades y con unas garantías de las mismas. Considera la Constitución no como un punto de partida, sino como un punto de llegada.

La relevancia de la figura del Defensor del Pueblo viene dada fundamentalmente al encontrarse regulada en el Título I de la Constitución, donde se habla de las Libertades y Derechos Fundamentales y concretamente en su capítulo IV de cierre del mencionado Título, junto al artículo 53 que habla del Poder Judicial independiente. El artículo 54 define el Defensor del Pueblo como el alto comisionado de las Cortes Generales para la defensa de los Derechos Fundamentales mediante la supervisión de la Administración.


El Defensor del Pueblo describió sucintamente sus funciones destacando que debe ser independiente y una figura de consenso ya que es elegido al menos, por una mayoría cualificada de tres quintas partes de los votos de diputados y senadores. Es una institución sin “potestas”, puesto que sus opiniones no son vinculantes, pero si goza de “auctoritas”, al hacer recomendaciones y sugerencias a la Administración Central. Autonómica y Local cuyos responsables están obligados a responder y colaborar, ya que en caso contrario incurrirían en un delito de desobediencia; aunque esto apenas se ha utilizado puesto que considera que la falta de cooperación es fundamentalmente atribuida a la burocracia de la Administración, por lo que prefiere dirigirse primero, en caso necesario, a la autoridad política.


Nos describió la forma de trabajar que tiene la Institución, consistiendo en recibir quejas por el “maltrato” de la Administración, ya sea de forma individual por parte de los ciudadanos, o de un colectivo de ciudadanos. Pero también existen las quejas de oficio que la propia institución del Defensor del Pueblo inicia directamente ante las distintas Administraciones.

Aludió a la diferencia entre la recomendación del Defensor del Pueblo y el Poder Judicial, ante el que un ciudadano puede acudir cuando considera que un derecho ha sido vulnerado por la Administración; sin embargo cuando su demanda no tiene suficiente contenido para ser formulada ante los Tribunales de lo Contencioso-Administrativo, para no quedar desamparado, tiene la posibilidad de acudir al Defensor del Pueblo.


Nuestro invitado contó también como Francia, con ocasión de la reforma de su Constitución, pidió a España informes sobre nuestra figura Institucional del Defensor del Pueblo, y finalmente ha sustituido “Le Médiateur de la République” que tenía pocas facultades, por la nueva figura del “Défenseur des droits” (Defensor de los Derechos) a semejanza de nuestra regulación.

Finalizada su exposición sobre la relevancia y las funciones del Defensor del Pueblo, el diálogo se centro sobre diversos temas de actualidad. Así en cuanto al tema de ETA, D. Enrique Múgica destacó que en estos últimos 10 años las cosas han cambiado mucho gracias a la colaboración de las Fuerzas de Seguridad del Estado y la colaboración de Francia y todos los países europeos, así como la actuación de los Tribunales españoles. Y quizás el cambio fundamental es el hecho de que en el País Vasco el lehendakari pertenezca al Partido Socialista apoyado por el Partido Popular.

Según su opinión, todos estos hechos ayudan a acercar el fin de ETA que puede seguir el camino de los GRAPO.

Dada la relevancia que ha tomado en todos los medios de comunicación el caso “Rafita”, uno de los procesados por el asesinato de la joven Sandra Palo que fue condenado por un Juez de Menores a tres años de libertad vigilada y posteriormente detenido en cuatro ocasiones por diferentes delitos, se abordó el tema de la reforma del Código Penal. D. Enrique Múgica contestó con claridad y en base a su experiencia como Ministro de Justicia, que no era partidario de la misma. Declaró que la Ley debe ser general y no se puede ir cambiando en función de circunstancias coyunturales. Asimismo afirmó que es necesario mantener la cabeza fría para gobernar y para mantener la integridad de la Ley.

Por último nuestro invitado habló sobre el Estatuto de Cataluña, en el cual quedaban eliminadas las competencias de la figura del Defensor del Pueblo que tiene presencia en todo el Estado, dejando únicamente una figura a nivel autonómico, produciendo una manifiesta situación de desigualdad frente al resto de los españoles. Por otro lado, también entiende que el Estatuto tenía indicios de inconstitucionalidad en otros muchos artículos por lo que solicitó informe de tres catedráticos, coincidiendo en el criterio de que el mencionado texto violaba el derecho de igualdad de los españoles, y en base a ello presentó un recurso.